Algas marinas

Las algas marinas, también denominadas como “Macroalgas”, son organismos muy similares a las plantas, que viven en agua marina, y al igual que el resto de algas, poseen su propia clasificación dentro de los reinos vivos, en lo que se conoce como el “Reino protista”.

Dentro del grupo de las algas marinas, destacaremos 3 sub-grupos o “filos” que genere ricamente se distinguen por su color, aunque sus propiedades funcionales pueden llegar a ser muy diferentes.

  • Algas marrones o pardas (Phylum Ochrophyta)
  • Algas rojas (Phylum Rhodophyta)
  • Algas verdes (Phylum Chlorophyta)
Algas marinas verdes
Algas marinas

Aproximadamente, se conocen unas 10000 especies de algas marinas, de las cuales, unas 6500 pertenecen a algas rojas, 2000 a marrones y 1500 a algas verdes.

Aparte de estas tres pigmentaciones también se diferencian en sus características estructurales, sus propiedades bioquímicas, la presencia o ausencia de flagelos, pigmentos fotosintéticos, tipo de pared celular, tipo de reproducción así como la conexión con células próximas.

La comunidad científica clasifica las algas rojas y las marrones como exclusivamente algas marinas, mientras que las verdes pueden proliferar y crecer también en ambientes de agua dulce, e incluso en el suelo, rocas, troncos de árboles y paredes, siempre que exista la suficiente humedad.

Las algas marinas son organismos mucho más complejos que lo solemos pensar a priori. La concepción de que las algas son plantas que viven en un medio acuático queda bastante simplista y alejada de la realidad.

Algunas especies llegan a alcanzar tejidos y modos de crecimiento muy especializados. En algunos casos, su reproducción se asemeja a la del reino animal, con gametos masculinos, femeninos, e incluso la presencia de feromonas.

Por ejemplo, las algas rojas denominadas como “Kelp” tienen la capacidad de transportarse de una manera muy rápida, y de adherirse a las rocas de tal modo que con el movimiento de las mareas llega a producir erosión.