Algas verdes

Las algas verdes se caracterizan principalmente por su coloración verdosa, gracias al pigmento clorofila, presente en similares proporciones que en el reino vegetal.

Otros pigmentos presentes que proporcionan las distintas coloraciones son el betacaroteno y las xantófilas, que proporcionan una tonalidad amarillenta.

Algunos científicos son partidarios de la teoría que las algas verdes proceden genéticamente de las plantas, pero existe gran controversia al respecto y no acaban de ponerse de acuerdo.

Algas verdes

Hábitat de las algas verdes:

La mayoría pertenecen al medio acuático, ya sea agua dulce (Charófitos) o agua salada (clorófitos), pero sin embargo, también podemos encontrar ejemplares terrestres que crecen tanto en el suelo, como en las rocas o en los árboles.

En el caso de las algas terrestres, en ocasiones se combinan simbióticamente con otros seres vivos, como por ejemplo con los hongos dando lugar a la formación de líquenes, e incluso pueden combinar con el reino animal, tal y como podemos ver en los ejemplos de la Chlorella, que se une a la hidra y al protozoo “Paramecium bursaria”.

Existen algas verdes unicelulares que viven de manera individual, unicelulares que se agrupan formando colonias, y también organismos pluricelulares. En ocasiones, también podemos encontrar células de enorme tamaño, con uno o varios núcleos. En cualquier caso, una de las características principales en todos los tipos de células de las algas verdes, es que contienen cloroplastos y núcleos fijados a la membrana.

Unicelulares verdes
Algas verdes unicelulares

 

 Reproducción de las algas verdes:

Las algas verdes se caracterizan por una reproducción sin uso de órganos que comprende diferentes variaciones, ya sea por división, por fragmentación o por esporas.

En cambio, a la hora de realizar esta reproducción, podemos encontrar alternancia entre el movimiento de los gametos masculinos y femeninos, así como diferencias en sus tamaños.

La mayoría de las algas verdes suelen alternar diferentes fases haploides y diploides, alternando la meiosis con la formación de esporas.

Tipos de algas verdes:

En el principio, todas las algas verdes estaban incluidas dentro de una misma clase, la “Chlrophyceae”, sin embargo, la diversidad actual permite su clasificación en dos diferentes tipos o filos : Chlrophyta y Charophyta, que a su vez, se dividen en hasta 17 clases diferentes.

3500 especies de Charophyta, de agua dulce.

4500 especies de Chlorophya, de las cuales:

550 pertenecen a la clase “Trebouxiophyceae”, terrestres y de agua dulce.

2500 pertenecen a la clase “Chlorophyceae”, de agua dulce exclusivamente.

800 pertenecen a la especie “Bryopsidophyceae” exclusivamente de agua marina.

400 pertenecen a la clase “Siphoncladophyceae”, también marinas.

250 pertenecen a la clase “Ulvophyceae”, marinas.

50 pertenecen a la clase “Dasycladophyceae”, marinas.

Usos de las algas verdes en la industria:

La mayor parte de los suplementos de betacaroteno ecológic de una hoja verde de agua marina llamada “Dunaliella” que se cultiva ampliamente en Australia, y que pueden resultar eficaz para prevenir algunos tipos de cáncer, como por ejemplo el cáncer de pulmón.

Los amantes de los acuarios, seguramente conozcan otra alga verde muy decorativa, denominada como “ caulerpa taxifolia”, como suplemento alimenticio, destaca con una gran popularidad el alga verde unicelular de agua dulce denominado “Chlorella”, muy apreciada por su alto contenido en clorofila.

Otras categorías:

Algas marinas

Algas marinas