Algas pardas

Las algas pardas, también conocidas como algas marrones forman el grupo más grande y complejo de algas marinas que podemos encontrar en la naturaleza. Sus colores oscilan entre el marrón y el verde oliva, gracias a un pigmento llamado fucoxantina, que no se encuentra en otras algas como las rojas o las verdes.

Suavidad se distribuye de manera amplia desde las zonas tropicales hasta las zonas polares, sin embargo son mucho más predominantes en lugares cercanos a los arrecifes de coral.

Existen aproximadamente unas 1800 especies de alga parda, pero sin duda, la más conocida como el camino más grande es el alga denominada como “kelp”, a las que le sigue en popularidad las fucales, Dictyolaes, Ectocarpus, Durvillaea y Chordariales…

Algas Pardas tipos

A continuación, veremos los beneficios de las algas pardas para el ser humano y su utilización en cocina. Sin embargo, también debemos valorar su capacidad para captar las emisiones de dióxido de carbono a través de sus procesos de fotosíntesis. Un proceso muy valorado dada la situación de contaminación que agrava a nuestro planeta.

Beneficios de las algas pardas:

Las algas pardas son muy consumidas en los países orientales, sin embargo cada vez podemos encontrar muchas más empresas que comienzan en a comercializar sus productos en países occidentales gracias, sobre todo, a la popularidad de sus propiedades beneficiosas para el organismo.

Sus propiedades alimenticias, y su composición nutricional convierte en a las algas, y especialmente a las algas pardas, en alimentos muy interesantes para cualquier tipo de dieta.

Contienen fibra, vitaminas y minerales en concentraciones muy adecuadas para la asimilación de nuestro organismo. Además, son bajas en calorías, lo que las convierte en un alimento ideal para todo tipo de personas.

Su gran calidad y cantidad de proteínas, se asemeja al contenido nutricional de un huevo. De hecho, el 11% de su peso en seco, está precisamente formado por proteínas o aminoácidos, por lo que resulta una muy buena alternativa a la carne para vegetarianos y veganos.

Las algas pardas son ricas en fibra por lo que ayudan a prevenir el estreñimiento, regulan la cantidad de azúcar en sangre, y actúan directamente sobre el colesterol malo.

Entre las vitaminas más destacables encontramos la vitamina D, E, A, K, C y B…

Entre los minerales, destacan el potasio, yodo, selenio, cobre, zinc, hierro, manganeso, calcio y fósforo…

Las algas pardas tienen propiedades antiinflamatorias, por lo que constituyen un ingrediente habitual en algunos fármacos específicos para combatir la inflamación. También se consideran beneficiosas como relajante muscular.

Su alto contenido en antioxidantes, previene el daño que los radicales libres sobre el organismo, al mismo tiempo que ayuda a mejorar el sistema inmunitario, y por lo tanto, se considera una planta beneficiosa para prevenir el cáncer.

Algunas variedades como el Fucus o el Vesiculosus, se utilizan para el tratamiento de diversas enfermedades, ya que mejora la digestión y estimulan la tiroides.

Las algas pardas en la cocina:

Las algas pardas tienen una gran capacidad espesante, para formar un tipo de gelatina muy apreciada y utilizada como sustituto de la gelatina de cerdo.

Mediante estas algas, se puede producir una sustancia denominada como “alginato”, muy valorada en la alta cocina como aditivo alimentario en su utilización como espesante y estabilizador.

También se utiliza como conservante y como intensificador del color. Cada vez son más las industrias que comienzan a utilizar algas pardas para sustituirlos conservantes químicos.

Otras categorías: