Algas unicelulares

A la hora de clasificar las diferentes algas unicelulares nos basaremos en su nombre común y también en su nombre científico. Las especies de las que hablaremos a continuación, no tienen por qué ser siempre unicelulares:

Algas rojas unicelulares (Rodophycous)

Debemos decir que dentro de este grupo de las algas rojas, la mayoría son multicelulares, sin embargo, sí que es verdad que también algunas especies destacan por ser unicelulares.

Las algas rojas se conocen popularmente gracias a un pigmento de color rojizo, la ficoeritrina que es precisamente la que le aporta el color. Junto con el rojo, y en menor proporción también encontramos las tonalidades azules, gracias al pigmento “ficocianina”.

¿Cómo es posible que estas algas tengan estas tonalidades tan diferentes al verde de la clorofila?

En la profundidad de los océanos, bajo 100 m de agua, la luz apenas alcanza a llegar por medio de los rayos lumínicos de ondas azules y violetas, por lo tanto, resulta natural que estás algas, adquieran unos tonos rojizos para poder absorber la energía lumínica.

Las algas rojas unicelulares tienen tendencia a colonizar los suelos y las paredes de las rocas del lecho marino.

Algunos de los ejemplares más conocidos son:

  • Porfiridio
  • Rhodosorus
  • Gonotrichum

unicelulares rojas

A pesar de ser células independientes, se agrupan formando un conjunto mayor mediante la utilización de gelatinas o cuerdas simples, formando una estructura aglomerada, pero simple. Se desconoce cómo funciona la reproducción de este tipo de algas unicelulares.

Algas verdes unicelulares (Clorofíceas)

Dentro de la familia de las algas verdes unicelulares, encontramos aproximadamente unas 1000 especies que se engloban en cuatro clasificaciones diferentes. La mayoría de ellas pertenecen a agua dulce, sobre todo en zonas donde abundan los compuestos de nitrógeno.

1 – Chlamydomonas

Podemos encontrar aproximadamente unas 100 especies de algas, la mayoría específicas para el agua dulce, que utilizan una especie de gelatina para agruparse y formar colonias. Éste tipo de algas unicelulares tienen vacuolas que un tipo de reproducción mediante la utilización de gametos flagelados.

1.1 – Dunaliella: en forma libre, células que viajan de manera individual sin agruparse con otras semejantes.

1.2 – Gonium: algas verdes unicelulares que se agrupan en grupos de cuatro a seis células.

1.3 – Eudorina: agrupaciones  que oscilan entre las 16 y las 28 células.

1.4 – Volvox: formaciones extremadamente grandes en los que podemos encontrar grupos desde 500 células, llegando incluso a verdaderas colonias de hasta 40.000 células juntas.

Unicelulares verdes

2 – Trebouxiaes:

Se trata de un tipo de alga verde unicelulares que habitualmente suele encontrarse en los troncos de los árboles, en las paredes de los tanques, en las paredes de acuarios, en forma de un suave y fino polvo verde. En ocasiones, este alga puede combinarse y asociarse con algunos tipos de hongos para formar líquenes.

Un ejemplo clásico lo encontramos en la famosa alga “Chlorella” muy rica en clorofila, y cuyas propiedades beneficiosas han alcanzado una gran popularidad.

3 – Zygnemétales:

son algas caracterizadas principalmente por el tipo de reproducción. Al parecer, cada individuo tiene la capacidad de producir uno o dos gametos, que se unen por parejas, formando un huevo. Cuando las condiciones son favorables, el huevo comienza a desarrollarse mediante un proceso de meiosis dando lugar a dos esporas que evolucionarán hasta convertirse en dos células similares a sus progenitores.

Otra característica que define este tipo de algas unicelulares, es que disponen de un par de válvulas separadas a través de las cuales se agregan una especie de moco que les permite desplazarse.

4 – Prototheca moriformis:

Este tipo de zona es la más peligrosa y dañino para el ser humano y los animales. Puede llegar a causar diferentes lesiones son cutáneas, invadir los ganglios linfáticos, y a través de estos invadir diferentes zonas o áreas del cuerpo.

El hábitat más habitual donde podemos encontrar esta alga dañina es en los suelos.

Algas pardas unicelulares (Cromófitas)

Dentro del grupo de las algas pardas podemos llegar encontrar cinco clases de algas unicelulares claramente diferenciadas.

1 – Crisófitas:

La mayor parte de este tipo de algas pardas pertenecen a aguas dulces. Se reconocen por su color marrón, pero a pesar de este color, son capaces de realizar la fotosíntesis igual que las hojas de color verde.

Se reproducen por medio de esporas y poseen una especie de esqueleto o cubierta de tipo concha formada por sílice que les proporciona una envoltura y protección con cierta dureza.

2 – Prymnesiophyceae:

Con un apéndice similar a un flagelo, que permite que  cada una de las células se pueden fijar de manera temporal. En este caso, forman parte del entorno marino, formando un papel muy importante dentro del plancton.

Unicelulares pardas

  • Xantófilas: de color amarillas y verdes, forman grandes colonias gelatinosas aunque también pueden desplazarse de manera aislada. En este caso se trata de algas de agua dulce.
  • Vaucheria: similares a las Xantofilas, pero que se distinguen por el tamaño del gameto femenino.

 

3 – Diatomeas:

Sin duda, las algas diatomeas son la clase más grande de entre todas las algas arduas unicelulares. Se protegen también mediante un caparazón de sílice y forman parte esencial del plancton marino, sin embargo también podemos encontrar las de manera habitual en el agua dulce.

Podemos llegar encontrar varios millones de unidades por cada litro de agua de mar.

Una vez que estás algas mueren, sus conchas se depositan en el sedimento del suelo marino, formando grandes capas, también denominadas como tierras diatomeas, muy utilizadas para fabricar detergentes y pinturas.

Unicelulares pardas diatomeas

Las algas diatomeas unicelulares se utilizan para controlar la contaminación, ya que son tremendamente sensibles nutrientes como nitrógeno, a variaciones de temperatura y variaciones de pH.

En medicina forense, permiten saber si la persona ha muerto ahogada en agua dulce  o en agua marina, así como el tiempo que ha permanecido sumergida.

A través de unos poros que se abren en el caparazón, son capaces de segregar un moco que le sirve para desplazarse.

Cuando las condiciones son adversas, este tipo de algas tiene la capacidad de dejar de reproducirse, permanecer en estado de letargo hasta que las condiciones mejoran. Entonces vuelven de nuevo a reproducirse y reanudan su actividad normal.

Distinguimos dos clases principales de algas diatomeas. Las algas diatomeas centrales y las pennales.

 

4 – Euglenophyceae:

Este tipo de algas comienzan a proliferar y a crecer cuando las aguas se encuentran con una alta concentración de materia orgánica. Se alimentan exclusivamente de las sustancias orgánicas que se disuelven en el agua.

5 – Dinophyceae:

Conocidas por sus filamentos rígidos, este tipo de algas se caracterizan también por estar rodeadas por una tela de celulosa, en la que aparece un flagelo que le permite realizar algunos movimientos rotatorios muy característicos.

En verano, pueden llegar a acumularse una gran cantidad de organismos, que gracias a su pigmento de tipo carotenoide, tornan el aguante un color rojizo, lo que se denomina habitualmente como “mareas rojas”.

Tienen la capacidad de establecer relaciones sintéticas con otros organismos, tales como los gusanos, los corales, y también con algunos moluscos y crustáceos pequeños.

Otra particularidad de estas algas, es su capacidad de luminiscencia. Gracias a la oxidación de una de sus proteínas, la luciferina, podemos llegar a visualizarlas en las noches más oscuras de verano.

Algunas variedades pueden llegar a ser tóxicas, llegando a intoxicar mariscos como el mejillón y otros moluscos bivalvos más grandes. Sus temidas mareas rojas, se denominan comúnmente en la zona de California y de México como “ciguatera”.

Otras categorías:

Algas pardas

Algas pardas

Algas rojas

Algas rojas

Algas verdes

Algas verdes

Algas marinas

Algas marinas